Mejores Páginas Web

Cultura Los + votados
Los + recientes Noticias y Eventos Buscar
Sugerencias

Estornudos: momentos intensos, inesperados, imperfectos, efímeros y liberadores.

Blog de José Morán Orti.

Estornudo, 4.6 out of 5 based on 7 ratings

Título:Estornudo
URL:alfanhuy.blogspot.com
Categorías:Blogs culturales
Visitas:3056
PageRank:-1

Bookmark

Recomendación de webs:

Foro de trabajo, empleo y desempleo
Foro de trabajo, empleo y desempleo. Todo lo que necesita...
Juegos online gratis
La mejor web con increíbles juegos online gratuitos para to...
Paz Rodero
Página web personal y profesional de Paz Rodero...

Últimas novedades de la web:

  • Despierta, Toribio Bellos durmientes           Inauguro con esta reseña una sección del blog dedicada a libros infantiles dormidos, olvidados, descatalogados (la mayoría álbumes ilustrados) que por su belleza y calidad merecerían el beso de un editor o una editora que les devolviera al mundo de los lectores.Tan sencillo como ser feliz  Toribio y el sombrero mágico Annegert Fuchshuber Editorial Juventud, 1978, 32 pp.           Hay libros que atrapan al lector por el perfecto argumento, o acaso por un buen personaje que lo llena todo, o quizás por el inesperado y bien construido desenlace, o  también por el embrujo y la música de sus palabras, o incluso por la defensa de unas ideas y valores capaces de emocionar y conmocionar.           Pero también hay libros que atrapan al lector porque sí. Por lo que no se dice. Por lo que se sugiere. Por su osadía. Porque conectan misteriosamente con el lector a través de algo indefinible, inexplicable, tal vez irracional pero muy hondo. Creo que Toribio y el sombrero mágico pertenece a esta extraña categoría.           Este desconcertante álbum ilustrado se publicó en Alemania hace cuarenta años. En 1978 apareció en el mercado español por la cortesía de la editorial Juventud, en su prestigiosa Colección Cuadrada, fue reeditado cinco veces y ha permanecido en catálogo hasta hace poco tiempo.           Su autora, tanto del texto como de las ilustraciones, es una veterana artista alemana llamada Annegert Fuchshuber. Tiene, según nos cuenta, marido, tres hijos, un gato y dos peces. Más conocida como ilustradora que como escritora, algunas de sus abundantes obras han sido publicadas en España, sobre todo en las décadas de los ochenta y noventa del siglo pasado. Cómo no recordar, por ejemplo, Fidibus y Tragasueños. Pero desde mi punto de vista ninguna tiene el encanto ni la inspiración de Toribio y el sombrero mágico.           Toribio es un personaje raro. Vive solo y a gusto. Viste de manera colorista y estrafalaria. Tiene una visión del mundo nada corriente. Su vida puede cambiar radicalmente cuando, sin venir a cuento, aparece en su casa un sombrero mágico con el que podrá cumplir todos sus sueños y ambiciones. Pero Toribio utiliza los poderes del sombrero para conseguir un manzano en la sala de estar de su casa, unos calcetines de rayas que dejan libres los pies. También pide al sombrero que su gato le haga la compra, dar una vuelta por los cielos de la ciudad con un paraguas, una flauta que le enseñe música,  e invertir la dirección de las escaleras con objeto de que ya nadie pueda subir a su hogar: en otras palabras, que le dejen en paz.            Todos desprecian a Toribio por su demencial uso del sombrero. Familiares y vecinos piensan que debería haber pedido otros deseos mucho más útiles: un saco lleno de monedas, un buen coche, un chalé con piscina, una cocina moderna, un arca llena de joyas y un abrigo de pieles... Léase: dinero, poder, comodidades, apariencias. A esos cantos de sirena responde Toribio con una frase-estribillo que recuerda un poco a Bartelby el escribiente, con su muy famoso preferiría no hacerlo:           —Eso puedo hacerlo cuando quiera.           Casi nada... Y, para colmo, el álbum termina con un desenlace sublime y provocador que no desvelaremos aquí.            Porque, a fin de cuentas, este pequeño álbum ilustrado constituye una parábola atemporal sobre la felicidad, sobre las distintas formas de vida, el gran valor de lo inútil y el mísero valor de las grandes posesiones. Critica la sociedad de consumo y propone otras formas de vida alternativas. Es, en este sentido, una obra con un toque revolucionario, pero siempre amable, humorística y aparentemente ingenua, al alcance de los niños.           Y es, por supuesto, hija de su tiempo. También en su concepción estética y plástica de gran categoría: minuciosa, rigurosa, colorista, cercana al naif y al pop, que la aproximan a la cultura artesana y hippie de la paz, el amor y las flores, tan presentes en la obra.            En definitiva, un libro distinto que ha pervivido en el tiempo por ese no se qué de las grandes obras que, muy de vez en cuando, nos sorprenden y entran en nuestras vidas sin avisar.          ¿Ningún editor se anima a despertarlo?
  • De vuelta      Ha llovido mucho sobre el puente, Sam, en este tiempo de silencio y de hipoteca. Pido disculpas a mis lectores, si es que queda alguno, y vuelvo al blog con idea de publicar una entrada a la semana, o sea, una entrada o dos al mes. Lo firmo.    Y os diré que durante mi ausencia, la vida no se ha detenido ni un segundo. No se trata de hacer aquí un resumen, pero os diré que han fallecido mis padres, he publicado unos diez libros (infantiles), he leído muchos más, no he dejado de fumar, sí me he borrado de Facebook, trabajo el twitter (@estornudos) tengo una tableta google nexus 7 para leer en la cama y vivo, por suerte o por desgracia, más al día que nunca.   De todo eso y más (libros que me han gustado, vivencias personales, ejemplos de creatividad, cosas así) os iré dando cuenta en posteriores entradas (si no se acaban las pastillas).    
  • Uno de Vampiros  Cubierta del libro, del ilustrador Raúl Guerra   Como seguramente los vampiros no existen, he podido publicar sin miedo ni apenas verguenza un libro de encargo para niños sobre esos tipos tan literarios y cinematográficos. Los No Muertos siguen de moda, maquillados y transformados por la posmodernidad, que no deja títere con cabeza, y si no que se lo pregunten a la pobre Caperucita (sobre la que prometo escribir una entrada un año de estos).     Mi libro está escrito de forma humorística y explica los orígenes del mito, las especies de vampiros, cómo reconocerlos incluso en una discoteca, quiénes son los más célebres y los más raritos, cosas así.    También incluyo instrucciones para disfrazarse de vampiro (ella y él), sangrientas poesías, chistes, juegos, secretos no desvelados hasta ahora acerca de sus extrañas costumbres y, para terminar, un fantástico cuento romántico de cosecha propia titulado El vampiro Melaspiro que sería la envidia del mismísimo Polidori.   En fin, esto es lo que hay. Si el verano os mantiene agazapados a la sombra y sin botijo, sois aficionados al género o cierto vacío existencial os paraliza porque no hay fútbol, podéis hincarle el diente a mi penúltimo libro.  
  • Nuevo álbum ilustrado: Amigos de verdad Ilustración de Paz Rodero para Amigos de verdad   Los Reyes Magos, que siempre se portan mejor de lo que uno merece, me han regalado, para empezar bien el año, la publicación de un nuevo libro. Se llama Amigos de verdad, y es un pequeño álbum, estupendamente ilustrado por Paz Rodero y editado por SM.    Trata de la amistad entre una anémona y un cangrejo. Discurre en las profundidades del mar. El texto es sencillo, rimado y sonoro, apropiado para leérselo a media voz a los niños que todavía no saben leer palabras (pero sí imágenes).   Es el tercer libro que me publican en menos de un mes, pero no os alarméis: puede que no aparezca ninguno más en los próximos días. ¡Maldita crisis!
  • Aprende a ser feliz Me ha encantado este vídeo y, por lo que su contenido aporta de creatividad, me parece muy adecuado para incluirlo en este blog. También es una buena manera de empezar un año. Ojalá os sirva.
  • ¡Año viejo, libro nuevo! Cubierta de Mi amigo Alejandro   Se trata de un álbum ilustrado sobre lo que pudo ser la infancia de Alejandro Magno. Un primer amor...   Lo hemos escrito Mercedes Figuerola y yo. Las magníficas ilustraciones son del famoso Juan Ramón Alonso. Publicado por Empty, con motivo de la gran Exposición sobre Alejandro Magno, con piezas de más de cuarenta museos de todo el mundo, que permanecerá en Madrid hasta el próximo mes de mayo.    Esta pequeña aportación para los niños se vende en la misma tienda de la Exposición (Centro de Arte Canal, en el madrileño Paseo de la Castellana, junto a la Plaza de Castilla). Más detalles aquí.   Podríais comprarlo (o, si aprieta la crisis, leerlo allí, porque es muy corto...).
  • Felices miedos    Cubierta del libro, ilustrado por José Montero   Por fin salieron mis Cuentos de Miedo. El libro (de 184 pp. y gran formato) reúne 16 historias: diez de ellas originales (algunas basadas en sucesos reales) y las seis restantes recogidas de la tradición popular y de las nuevas leyendas urbanas que corren boca a boca, recreadas por mí.    En este libro podéis encontrar vampiros modernos, locos peligrosos, muñecas malignas, asquerosas cucarachas, fantasmas de verdad, ratas con sobrepeso, sueños desagradables, mujeres fatales, ángeles salvadores, fotógrafos siniestros, perros y gatos muy raritos...    Son un homenaje a los tiempos de la adolescencia, cuando quedábamos de noche a la entrada del cementerio del pueblo, en verano, para contarnos historias de miedo.   En fin, espero que os provoquen algunos escalofríos: más por lo que cuentan que por cómo están escritos...   Si tenéis algún sobrino/a valiente que no os caiga demasiado bien, se lo podéis regalar (bajo vuestra responsabilidad) estas navidades.
  • 12 años sin Gloria (Fuertes)   Con Gloria, la Gran Dama de la Paz, y Raquel Vitón, en la Feria del  Retiro. Un día se acercó una mujer a la caseta y le dijo: "Gracias a ti, yo no me he suicidado".   Ya doce años sin Gloria, o con Gloria en la Gloria bebiendo whisky, sentada en una mecedora, como la evocó Nieva en su cariñosa necrológica.   Se echa de menos a Gloria: su humanidad, su chispa castiza, sus felices melancolías, su sonrisa pícara de niña grande e indómita, aquellas tardes en su casa charlando de lo divino y lo humano, o cuando me dictaba el Diccionario Estrafalario (fui su editor de libros infantiles durante la última década de su vida) y miraba desconfiada mi ordenador portátil, como si fuera algo mágico y peligroso que escribía sin tinta y daba calambre...   Querida Gloria, inolvidable Gloria, ya evoqué tu genio y figura en la revista "Educación y Biblioteca" cuando me pidieron unas breves palabras sobre estos recuerdos personales. Por ejemplo, cuando señalaste un tiovivo que tenías entre tantos cachivaches y regalos entrañables y me explicaste:   -Un día, me paró un loco en la calle, me dio un beso y me regaló ese chisme.   O decías, mirando el Belén, ese Belén de toda la vida (con río de papel de plata, musgo, ángeles y mogollón de pastores) que no quitabas hasta el mes de mayo:   -Parece una manifestación de Comisiones Obreras.   Una vez escribió (porque era inexplicablemente cierto): "Me gusta mucho que los niños y los perros me sigan por la calle". En efecto, Gloria recibía muchos homenajes espontáneos.   Pero el mejor homenaje a Gloria que conozco es, sin duda, la poesía que le dedicó su buena amiga y poeta Belén Reyes:     Gloria Fuertes que estás en los cielos   Gloria Fuertes que estas en los cielos   con el Dios del anciano del parque,   con el Dios que tejiste en tus versos...   con el Dios que te hizo payaso.   Gloria Fuertes que estás en los cielos...   Gloria Fuertes que estás en los niños,   en los hombres y mujeres del pueblo.   Gloria Fuertes que un mes de noviembre   te escapaste sin boli y cuaderno.   Gloria Fuertes que estás donde Philips,   donde Chelo, Asunción y otros muertos.   Gloria Fuertes que ya sabes todo   lo que pasa después del silencio.   Gloria Fuertes que estás en mi vida,   te has llevado un buen trozo del pecho.   Gloria Fuertes que estás donde sea...   No me basta la voz del recuerdo...   Yo te quiero en tu casa y tus cosas   Con un whisky, un pitillo y un verso.Divertido autorretrato de Gloria Fuertes
  • TALLER de IMAGEN con mi libro "BLANQUITO" Mª Teresa, una maestra de Gijón, ha preparado con sus pequeños alumnos este encantador trabajo con mi libro "Blanquito", ilustrado por Paz Rodero y publicado por MacMillan. Desde aquí doy la enhorabuena y les agradezco su estupendo trabajo.Este cortometraje ha sido seleccionado para participar en la competencia oficial en la sección NUEVA MIRADA (videos realizados por niños y jóvenes) del 9º Festival Internacional de Cine “Nueva Mirada” para la Infancia y la Juventud de Buenos Aires.BLANQUITO viaja también al FESTIVAL “Medienfestival 2010” en Viena (Austria) y ha sido traducido al inglés por la profesora Eva Alonso.Igualmente, compite en el Encuentro Audiovisual de Jóvenes en el XXV Festival de Cine "Cinema Jove", que se celebra en Valencia.Más información en http://web.mac.com/mteresa1/Sitio_web/BLANQUI.html
  • De Madrid al Cielo (dos de noviembre) Fotografía: Crepúsculo de los muertos, de José MoránDía de los difuntos. El cementerio de La Almudena, de bote en bote, atestado de vivos y muertos. Los vivos llevan flores, rezan, lloran, limpian las lápidas, hacen fotos, curiosean, meriendan buñuelos. Los muertos callan y se dejan querer. Descansan en paz. Y esperan. Sobre todo, esperan. Llegará, quién sabe cuándo, el amanecer del último día, que será el primero de la Edad Interminable. Algunos se han tomado su tránsito con buen humor. Todo el mundo conoce algunos epitafios como para morirse de risa:—Perdonen que no me levante (Groucho).—Hizo el bien e hizo el mal. El bien lo hizo mal y el mal lo hizo bien (Richelieu).—¡Os dije que estaba enfermo!—Esto me pasa por tomar berenjenas.—Cambio huesos por cigarros...         Mientras, vivamos cada día como una pequeña vida, maravillosa, irrepetible y regalada. 
  • Paisajes personales (autobío) Fotografía: Parque de Moratalaz, de José Morán   Esta mirada envejecida y recreada del Parque Dionisio Ridruejo de Moratalaz, en Madrid, resume treinta años de mi vida. No los echo de menos. No es eso. Pero ahí, exactamente ahí, tumbado sobre la yerba durante infinitas horas, he latido, leído, rezado, llorado, reído, cantado, fumado, pensado y observado personas y fantasmas; he cocinado ilusiones y vomitado sinsabores en soledad o entre primeros amores de banco de madera, petancas de jubilados, litronas adolescentes, perros juguetones como niños de triciclo y columpio que ya son funcionarios o, alguno, me consta, ha muerto en la carretera.   Todos tenemos nuestros paisajes secretos, dormidos en algún rincón polvoriento de la memoria, que nos golpean y sonríen a traición recordándonos que hemos vivido, que la vida es una película milagrosa, sorprendente e imperfecta, de fotogramas irrepetibles con final feliz. 
  • No quedaban libros... Fotografía: Un rostro libresco        No quedaban libros. Acabamos los últimos hace una semana. Nos encantaron. Los saboreamos despacio. Lástima que no fueran más largos. Ahora, estamos perdidos. Moriremos de hambre.(Con este minicuento no gané el Concurso de Microrrelatos de SM. Qué injusticia...) 
  • La resaca (fotocuento)  Fotografía: La resaca, de José Morán   Mareadas y amanecidas tras el naufragio de mil y una noches de botellón y sueños con burbujas, las litronas se desperezan al sol, vacías, vencidas, idénticas, tal vez aún emparejadas y besándose, con su pijama de cristal, transparente y vulnerable como un zapato de cenicienta borracha y sin príncipe.
  • De repente algo que fue nuestro (fotocuento) Fotografía: Cachivaches, de José Morán   Sucedió a la salida del Museo de Arte Reina Sofía, cuando las retinas del visitante estaban ya saturadas de pinturas, colores, dramas reales y retazos de vida fingida altamente cotizados.   Fue entonces, en la acera de Atocha, donde la vio, misteriosamente atraído por aquel puestecillo de cachivaches, aquella mugrienta manta nómada, aquel museo de tercera atestado de objetos abandonados y moribundos tan poco románticos: bolígrafos, calculadoras,insignias, navajas, revistas, gafas...    Allí, de repente, la inconfundible llave de mi casa y de mi mundo.   Sólo ella tenía copia.
  • Nuestras huellas invisibles (frase-cita) Fotografía: Ensueño veneciano, de José Morán       "Estoy convencido de que dejamos huellas invisibles en todos los muebles, en todas las paredes de la casa donde hemos nacido y crecido. La luz ha proyectado durante años nuestro retrato en los lugares donde solíamos pararnos, o por donde pasábamos más a menudo. En esos puntos debe quedar algo de nosotros".(Mauresing, Canon inverso. Mondadori, 1997).                
  • Somos como cubos de basura (frase-cita) Fotografía: Basuras, de José Morán    "El ser humano normal es como un cubo de basura lleno de desperdicios. Nos llega tanta información, tantos mensajes de los mass-media que hay que purificarlos en cierto modo. Es como una casa, de vez en cuando hay que vaciar los cajones, tirar lo que no sirve y ordenar el resto. Hay que decidir qué cosas son necesarias y cuáles no. Lo mismo ocurre con el alma". (Hideki Fujiii, fotógrafo).
  • A mi madre (homenaje) Mi madre en el Retiro, 1952   Creo que nací en Madrid una noche de verano, de tormenta y de San Juan.   Luego han seguido diluviando sobre mi vida cosas buenas y malas (sobre todo buenas), memorables y efímeras (sobre todo efímeras). Nunca usé paraguas.   Procuro vivir cada día como una pequeña vida, irrepetible, regalada y sorprendente.   Con estas palabras quiero dar las gracias por la vida a mi madre (que en la foto tenía veintiséis años y ahora, enferma, acaba de cumplir ochenta y tres).   Y también rindo un pequeño homenaje a los que nunca tuvieron recuerdos, ni se empaparon de lluvia, ni pudieron amar a su madre, porque no quiso tenerlos.
  • No hay mal que cien años dure (fotocuento) Fotografía: Primavera y libertad, de José Morán   Aquella primavera el dictador comprendió que sus días estaban contados, tan contados como los pelos de su cabeza.   Se había quedado casi calvo, y no precisamente por pensar mucho.   Además, aunque nunca leyó a Cortázar, ya no tenía muy claro a qué lado de los barrotes se encontraba en realidad.
  • Tanto se quisieron (fotocuento) Fotografía: Pareja feliz, de José Morán   Tanto se quisieron que después del último beso cósmico el columpio los catapultó definitivamente a la galaxia y todo en la tierra quedó quieto, como suspendido, reflejando su alegría de vivir, de haber vivido.
  • Somos cuentos vivientes (frase-cita) Cuento infantil, poema visual de Joan Brossa   "He llegado a la conclusión de que nosotros, los humanos, entendemos nuestras vidas, nuestra experiencia y a nosotros mismos a través de historias. Estamos genéticamente diseñados para entender el mundo a través de narraciones, argumentos, personajes, circunstancias, principios y finales; y nuestra fascinación por las leyendas y las historias de todo tipo es un reflejo del don innato de la percepción".Kevin Karr, "Una niñez con historias", en la revista Tantágora.
  • Cortázar sobre sus cuentos (frase-cita)   Fotografía: Internez   "Mis cuentos fantásticos son cuentos que suceden dentro de la realidad más cotidiana, más pedestre y más simple, y luego bruscamente hay como una vuelta de tuerca, hay una puerta que se abre, y cuando tú creías que ibas a salir hacia un pasillo que va hacia delante, hay una bifurcación y entras en otra dimensión. Pero al final vuelves a la realidad (...) Sin la realidad lo fantástico se disuelve y no tiene ningún sentido".
  • El coche amortajado (fotocuento)   Fotografía: Coche amortajado, de José Morán   El coche abandonado guardaba como un tesoro en su interior las palabras, llantos, risas, olores, canciones y besos vividos por su amo durante tantos años viajeros.    Cuando el amo se compró el coche nuevo, que olía a nada, no sospechaba que sus recuerdos quedarían sepultados para siempre debajo de aquella mortaja.   Lo comprendió años después, cuando su mujer, al descubrir que él también estaba estropeado, le abandonó en una acera cualquiera y se compró un hombre nuevo.
  • Blanquito        Bueno, da un poco de vergüenza empezar hablando de uno mismo, pero estoy muy contento porque me han publicado un nuevo libro infantil con unas ilustraciones im-presionantes (son de Paz Rodero, salmantina internacionalmente conocida como la Roder).   Lo ha editado MacMillan. Trata de los colores. Es muy sencillo, pero tiene una segunda lectura más adulta relacionada con el racismo. Se tarda unos cincuenta y cinco segundos en leerlo, pero todo el tiempo del mundo en mirar y gozar de los dibujos.    Ya lo estáis comprando para hijos, hijos de amigos o enemigos... 
  • ¿Estornudos?    Los estornudos son momentos intensos, inesperados, imperfectos, liberadores, efímeros, que tienen un punto a veces dramático o humorístico. Emociones fuertes en pequeñas dosis.    A eso aspira también este blog recién nacido: lo bueno (y lo malo), si breve, mejor (o, al menos, soportable).    ¡Bienvenidos!
  • Deja tu comentario: